Casi Nada - WebZine- Indice abril 1998 - Indice General Temático - Páginas Centrales
Localización original de este documento: http://usuarios.iponet.es/casinada/22info.htm
  Apúntese al nuevo curso de Informática
 
 
  

Ultimamente está muy de moda dentro de los centros de trabajo el tener que realizar algún curso de Informática para los empleados, sobre todo en la Administración Pública, donde es mucho más fácil incluso el solicitarlo por parte del personal y viene ya siendo habitual el consignar cierta cantidad presupuestaria para estos menesteres. 

Podríamos pensar que es una buena idea y en teoría lo es. Pero (siempre hay un "pero") la práctica es la que sufre las consecuencias de una ingente cantidad de dinero que, literalmente, se pierde totalmente derrochada. 

¿Por qué se pierde? Veamos algunos casos de los que he sido testigo. Por un lado, una buena parte de los empleados no tiene en principio ni la más mínima gana de esforzarse en aprender nada nuevo. Buscan, ante todo, un certificado o diploma que acredite su asistencia y, dentro de lo posible, les sirve para pasar algunos buenos ratos. Todo aquel que se haya visto dentro de un curso de este tipo habrá visto cómo la marcha de la clase queda supeditada a la marcha del más torpe del grupo. Peor aún, porque siempre hay bastantes "torpes" a quienes el manejo del ratón les supone todo un reto de habilidad casi circense. He podido comprobar con mis propios ojos algunos comportamientos en este sentido verdaderamente asombrosos, como por ejemplo, una persona que le da la vuelta al ratón, lo coge por el lado del cable e intenta mover el puntero con tan solo dos dedos. Y encima dice que le es imposible agarrarlo de la forma normal. Cuando intenta pulsar un botón, la mayoría de las veces se le escapa (lógicamente). Otro coge el ratón con toda la energía de su mano, coloca el puntero encima del botón a pulsar, pero no pulsa. En su lugar, suelta el ratón, eleva su mano por encima del mismo, alarga su dedo índice y lo baja en picado hacia el botón y así le pega un "pulsazo". En algunas ocasiones se le escapa el dedo hacia el botón derecho y no consigue su objetivo y comienza de nuevo la operación. Si me pongo a hablar de la famosa técnica de arrastrar y soltar para copiar archivos, ya me da la risa. Eso es como una de las duras pruebas del concurso televisivo del Juego de la Oca. Es casi una utopía conseguir que el 100 % de los asistentes a un curso de Informática finalicen sabiendo efectuar un arrastre. 

Con el teclado tampoco son caminos de rosas. Si bien es cierto que la mayoría de la gente conoce la posición de las letras y de los números, no ocurre cuando se busca un símbolo como la barra invertida (\) que tanto se utiliza para separar directorios. Pues parece mentira que haya gente que acabe el curso y siga sin recordar que dicho símbolo se consigue manteniendo pulsada la tecla Alt-Gr. Las personas que manejan teclados de ordenador desde hace años tienen además una mala costumbre adquirida, que es la de apagar la tecla BloqNum y manejar las teclas del cursor desde el teclado numérico, y cuando tienen que escribir cifras numéricas, lo hacen desde la parte alfabética del teclado. 

Algunos profesores, ante estos hechos, optan por dejar jugar a los alumnos con el Solitario o con el Buscaminas simplemente para que se ejerciten con el ratón. Lo malo no esto. Lo malo es que este entrenamiento ocupa en algunos casos hasta el 50 % de la duración total del curso. Cuando ya se mete en materia, queda poco tiempo, el curso termina y los alumnos han conseguido un brillante diploma que les acredita ser conocedores de Excel, de Access, de Word, de Windows o de lo que haga falta. Y a veces, varios de estos programas juntos. 

Por otro lado, la parte patronal tampoco actúa con sentido común. Sin ir más lejos, el año pasado tuve la ocasión de ver cómo todo el personal (unas 20 personas) al servicio de una dependencia pública fue convocado a un curso de Windows 3.11 cuando en esa dependencia tan sólo tres personas manejaban Windows 3.1 en su PC. El resto ni siquiera tenía opción, pues los equipos eran tan antiguos que no lo soportaban, o bien no manejaban ordenadores en su trabajo. También he podido comprobar cómo se convocan cursos en localidades diferentes, teniendo que abonar así unos gastos extras de desplazamiento y dietas a los empleados, y siempre (digo bien, siempre) cursos de aplicaciones que ni tienen instaladas ni van a tener nunca (verídico). 

Otro tema del que no hay que dejar de hablar es el del porqué hay que realizar un curso absolutamente para todo lo relacionado con la Informática. Seguramente, todo aquél que haya entrado a prestar servicios en una empresa no tenía ni idea el primer día de lo que tenía que hacer ni cómo. Sencillamente, sus jefes y sus compañeros le van guiando al principiante pero no le dan un curso. Con las aplicaciones informáticas ocurre lo mismo. Para escribir un texto, rellenar un formulario, consultar una base de datos y tareas similares habituales, no es necesario realizar un curso. La propia práctica de los operarios lleva al buen manejo de alas aplicaciones. 

Entiendo que los cursos se impartan para personal más cualificado (más dotado si se quiere) y siempre para algo de lo que vayan a hacer uso. De este modo, las personas asistentes no entorpecerían tanto el ritmo y serían los encargados de comunicarlo a otros compañeros posteriormente si así se requiriese. Pero, en fin, hay que dar imagen. Y hoy por hoy la Informática viste mucho, los diplomas son muy bonitos y, sobre todo, hay que gastar ese dinero que se había presupuestado. Los objetivos se tienen que cumplir. 

<fjavier@cryogen.com>

Localización original de este documento: http://usuarios.iponet.es/casinada/22info.htm
Casi Nada - WebZine- Indice abril 1998 - Indice General Temático - Páginas Centrales